Impacto de la pandemia por SARS-COV-2 (COVID-19) en la incidencia de las consultas por patología biliar en una guardia de Cirugía General.

SIU: SACD2020;1507:010

Contacto Autor: fervngo@gmail.com

Aceptado: 10 de junio de 2020

Vernengo, R. Fernando.  MSACD, AAC, Cirugía General.

Giovanardi, Gabriel. Residente de Cirugía General.

Cabrera, Manuel. Residente de Cirugía General.

Hospital de Trauma y Emergencias “Dr.F.Abete”. Buenos Aires. Argentina.

Jefe de servicio: Dr. Daniel Caiña.

Las enfermedades de la vesícula biliar son comunes y frecuentes. Muchos factores de riesgo para la formación de cálculos biliares de colesterol no son modificables, como el origen étnico, el aumento de la edad, el sexo femenino y los antecedentes familiares o genéticos. Por el contrario, los riesgos modificables para los cálculos biliares de colesterol son la obesidad, la pérdida rápida de peso y un estilo de vida sedentario. La creciente epidemia de obesidad y el síndrome metabólico predicen una escalada de la frecuencia de cálculos biliares de colesterol.

 

Al ser una patología muy frecuente en la consulta de guardia de cirugía general, el objetivo de este trabajo es:

  • Determinar la incidencia en consulta por guardia de pacientes con dolor abdominal de tipo cólico biliar durante el periodo de pandemia por SARS-COV 2 (covid-19), tomando como parámetro el comienzo de la cuarentena social obligatoria, comparado con dos meses previos a esta.

 

  • Evaluar el efecto de la pandemia sobre la consulta por patología de la vesícula biliar.

 

  • Discernir la incidencia de colecistitis aguda litiásica del total de las consultas.

 

  • Evaluar el porcentaje de colecistitis aguda litiásica sobre el total de consultas por cólicos biliares.


PALABRAS CLAVE: Litiasis vesicular, Colecistitis aguda litiásica, cólico biliar, pandemia, SARS-COV 2, COVID-19.

INTRODUCCIÓN.

La colecistitis aguda es la inflamación de la vesícula biliar, resultado de la obstrucción del conducto cístico, generalmente por un cálculo biliar, seguido de la distensión y la posterior inflamación química o bacteriana de la vesícula biliar. Alrededor del 95% de las personas con colecistitis aguda tienen cálculos biliares (colecistitis litiasica) y el 5% carecen de cálculos biliares (colecistitis alitiásica). La colecistitis aguda grave puede provocar necrosis de la pared de la vesícula biliar, conocida como colecistitis gangrenosa. (1)

INCIDENCIA 

Se desconoce la incidencia de colecistitis aguda entre personas con cálculos biliares. Es de aproximadamente un 20% entre las personas con cólico biliar. El cólico biliar ocurre en 1% a 4% de personas con cálculos biliares. (2)

 

ETIOPATOGENIA


La colecistitis aguda litiásica es causada por la obstrucción del conducto cístico, o erosión local de la mucosa e inflamación causada por un cálculo biliar, pero la ligadura de los conductos quísticos solo no produce colecistitis aguda en estudios con animales. El papel de las bacterias en la patogénesis de la aguda la colecistitis no está clara; Se encuentran cultivos positivos de bilis o pared de la vesícula biliar en 50% a 75% de casos. (3) (4)

GÉRMENES:

 Los GRAM – son los más frecuentes: Escherichia Coli (31-44%), klebsiella spp (9-20%), Pseudomonas spp. (0.5-19%), Enterobacter spp (5-9%). 

Los GRAM + se encuentran en menor proporción: Enterococcus spp (3-34%), Streptococcus spp. (2-10%) y  Anaerobios (4-20%) (1)

FACTORES DE RIESGO: 

  • Edad y sexo: 55- 62 años en mujeres 
  • Obesidad 
  • Edad fértil 
  • Cirrosis
  • Enfermedades hemolíticas 
  • Hormonas sexuales femeninas 
  • Síndrome metabólico



DIAGNÓSTICO

1) Presentación clínica: 

  • Fiebre 
  • Dolor en el cuadrante superior derecho / Sensibilidad dolorosa a la palpación 
  • Defensa muscular en el cuadrante superior derecho (signo de Murphy) 
  • Cuando hay filtración o perforación vesicular, o abscesos, la semiológica del dolor es diferente, extendiéndose el compromiso a zonas vecinas como flanco y fosa ilíaca derecha, cuando hay escurrimiento biliar por el espacio parietocólico provocando un coleperitoneo. (6)

2) Imágenes: 

RADIOGRAFIA DE TORAX Y ABDOMEN FRENTE DE PIE: Opacidad en hipocondrio derecho, la presencia de cálculos si son cálcicos, aire en pared vesicular.

ECOGRAFIA: El uso del ultrasonido en el diagnóstico de colecistitis aguda ha sido bien reportado, y su facilidad de uso y modalidad no invasiva han sido descritos en estudios de series de casos. (3) (4)

 

 Criterios ecográfico:

MAYORES

MENORES

● Lito en bacinete

● Litos en la luz 

● Pared vesicular engrosada > o = a 4 mm 

● Líquido perivesicular 

● Signo de Murphy ecográfico 

● Forma Esférica de la vesícula 

● Gas intramural 

● Diámetro transversal > 40 mm 

 

● Diámetro Longitudinal> 80 mm 

 

● Alteración de la Grasa perivesicular

 

TOMOGRAFÍA COMPUTADA: Útil en el estudio de las complicaciones de la colecistitis aguda, como la colecistitis enfisematosa, formas hemorrágicas, perforación, colecciones perivesiculares o ante la duda diagnóstica. (6)

RMN DE ABDOMEN: Es menos sensible que la TC para detectar gas, cuando se sospecha de una colecistitis enfisematosa. Útil en los alérgicos al yodo y en las embarazadas. (6)

3) Laboratorio: Hemograma, pruebas de coagulación, bioquímica completa, incluyendo el perfil hepático. 

(5)

 

MATERIALES Y MÉTODOS

Se realizó un estudio retrospectivo observacional sobre pacientes que consultaron por patología biliar concurriendo a la guardia de Cirugía General del Hospital de Trauma y Emergencias “Dr Federico Abete” de Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires desde el  20 de enero de 2020 al 20 de mayo de 2020. Discriminando el diagnóstico, posterior al ingreso al servicio de guardia, entre casos de cólicos biliares, y colecistitis aguda litiásica.

La población utilizada fue pacientes mayores de 16 años de ambos sexos que presentaron dolor abdominal en hipocondrio derecho. Esta población se dividió en 2 grupos: en el Grupo 1 están los pacientes que concurrieron entre el 20 de enero hasta el 19 de marzo del 2020; y en el Grupo 2, pacientes que concurrieron entre los días 20 de marzo hasta el 20 de  mayo del 2020.

Las variables analizadas en todos los casos fueron: sexo, edad, comorbilidades, diagnóstico previo de litiasis vesicular, internación en piso para manejo médico y posterior intervención quirúrgica, criterios ecográficos de la vesícula biliar y  recuento de glóbulos blancos al momento de la consulta.

 

RESULTADOS

Los pacientes ingresaron en su mayoría con un cuadro de dolor abdominal a predominio en hipocondrio derecho (HCD), asociado a náuseas y en algunas ocasiones a emesis.

En todos los pacientes se realizó ecografía abdominal, laboratorio, radiografía de tórax frente y abdomen de pie, y electrocardiograma.

 Sobre un total de 678 pacientes que fueron ingresados a la guardia de cirugía general, la cantidad de pacientes con patología biliar que forma parte del Grupo 1 fue de 144 (21,2%).

 De los 144 pacientes con patología biliar, 74 (51,38%) fueron diagnosticados con cólico biliar; y 69(47,91) fueron diagnosticados de colecistitis aguda litiásica según los criterios previamente mencionados. (ver cuadro 1)

 

Cuadro 1: Total de consultas  en relación a colecistitis aguda litiásica (CAL), cólicos biliares y colecistopancreatitis en Grupo 1.

 

 Sobre un total general de 329 pacientes ingresados a la guardia de cirugía en ese periodo, la cantidad de pacientes con patología biliar correspondiente al Grupo 2 fue de 44 (13,37%).

De los 44 casos de patología biliar en este grupo, 25 (56,81%) fueron cólicos biliares; y 19(43,18%) fueron diagnosticados de colecistitis aguda litiásica. (ver cuadro 2).

 

Cuadro 2: Total de consultas  en relación a colecistitis aguda litiásica (CAL), cólicos biliares y colecistopancreatitis en Grupo 2.



En relación con el primer grupo control se evidenció una marcada disminución de consultas de pacientes diagnosticados con colecistitis aguda litiásica.

En el grupo 1 se evidencio que el  10.18%  de los pacientes presentó diagnóstico de colecistitis aguda litiásica sobre el total de consultas.

En el grupo 2 se evidencio que el  5.75% de los pacientes presentó diagnóstico de colecistitis aguda litiásica sobre el total de las consultas.

 

Cuadro 3: Número de pacientes diagnosticados de Colecistitis aguda litiásica en Grupo 1 en relación a Grupo 2.

 

De los 144 pacientes del Grupo 1, un  51.38% fue diagnosticado como cólico biliar, un 47.91 % se diagnosticó con colecistitis aguda litiásica, mientras que el 0.69% de colecistopancreatitis. 

 

GRUPO I

 

Cólico Biliar

CAL

CCP

TOTAL

Pacientes Estudiados

74(51.38%)

69(47.91%)

1(0.69%)

144(100%)

 

De los 46 pacientes del Grupo 2, un  54.34% fue diagnosticado como cólico biliar, un 41.30% se diagnosticó con colecistitis aguda litiásica, mientras que el 4.34%  de colecistopancreatitis.

 

GRUPO II

 

Cólico Biliar

CAL

CCP

TOTAL

Pacientes Estudiados

25(54.34%)

19(41.30%)

2(4.34%)

46(100%)

 

Del total de pacientes estudiados en el Grupo 1, 63,8% fueron Mujeres y 36,2% Hombres, mientras que en el grupo 2, el 60% fueron Mujeres y el 40% hombres.

 

 

Cuadro 4: Consultas por patología biliar desde el 20 de Enero hasta el 20 de mayo evidenciando descenso de consultas desde comienzo de cuarentena social obligatoria (20 de Marzo de 2020).

 

CONCLUSIÓN

 La cantidad de pacientes que consultaron por guardia con dolor abdominal de tipo cólico biliar en los meses previos al periodo de pandemia fue del 21,2% del total de las consultas. Llama la atención el gran descenso de consultas durante el periodo estudiado de cuarentena obligatoria secundaria a la pandemia por SARS-COV 2 (covid-19), descendiendo al 13,3% del total de la consulta.

 Se observó una disminución del 68.06% en la consulta por guardia por esta patología desde el inicio de la cuarentena social obligatoria.

La incidencia de colecistitis aguda litiásica diagnosticadas por guardia en  los meses previos a la pandemia por SARS-COV 2  fue 10.18% sobre el total de las consultas. Mientras que la incidencia de colecistitis aguda litiásica diagnosticada por guardia, durante los meses estudiados de cuarentena social obligatoria fue de 5,75% sobre el total de consultas.

En los meses previos a la pandemia  se evidenció un total de 144 casos con dolor tipo cólico biliar, de los cuales un 47.91% fueron diagnosticados de colecistitis aguda litiásica. Mientras que en el periodo de pandemia estudiado, se evidenció un total de 46 casos con dolor tipo cólico biliar, de los cuales un 41.30% fueron diagnosticados de colecistitis aguda litiásica.

Asimismo, observamos que aunque la cantidad de consultas por cólicos biliares, disminuye notablemente; no se observa una disminución de la relación, en porcentaje, en el diagnóstico final de colecistitis aguda litiásica. Lo que nos da a pensar que el paciente portador de una colecistitis, no retrasó la consulta.

 Dentro de los factores en el marcado descenso de consulta en la guardia se podría adjudicar el miedo de la población general a acudir al centro de salud, por el riesgo al contagio de COVID 19. Acudiendo solamente, el grupo portador de patología biliar, con un cuadro de marcada colecistitis.

 

Agradecimiento: a la Dra. Irene Gabriela Bruno.

 

BIBLIOGRAFÍA
  1. Acute cholecystitis. Indar AA, Beckingham IJ. BMJ 2002;325:639–643.
  2. Clinical practice. Acute calculous cholecystitis. SM, Strasberg. . N Engl J Med 2008;358:2804–2811.
  3. Gallbladder bacteriology, histology and gallstones: study of unselected cholecystectomy specimens in Honolulu. FH., Fukunaga. Arch Surg 1973;106:169–171.
  4. et al. Bacteriology of the human biliary tract and the duodenum. Lou MA, Mandal AK, Alexander JL,. Arch Surg 1977;112:965–967.
  5. Tokyo Guidelines 2018: antimicrobial therapy for acute cholangitis and cholecystitis. Gomi H, Solomkin JS, Schlossberg D, Okamoto K, Takada T, Strasberg SM, Ukai T, Endo I, Iwashita Y, Hibi T, Pitt HA, Matsunaga N, Takamori Y, Umezawa A, Asai K, Suzuki K, Han HS, Hwang TL, Mori Y, Yoon YS, Huang WS, Belli G, Dervenis C, Yokoe M, Kiriyama S. J Hepatobiliary Pancreat Sci. 2018 Jan;25(1):3-16. doi: 10.1002/jhbp.518. Epub 2018 Jan 9.
  6. Colecistitis aguda. F, MONESTES J y GALINDO. s.l. : Cirugía digestiva, F. Galindo, www.sacd.org.ar; IV-441, pág. 1-8, 2009.
  7. The yield of fever,inflammatory markers and ultrasound in the diagnosis of acute cholecystitis: a validation of the 2013 Tokyo Guidelines. Naidu K, Beenen E, Gananadha S, Mosse C. World J Surg. 2016;40:2892–7.
  8. Does ultrasonography accurately diagnose acute cholecystitis? Improving diagnostic accuracy based on a review at a regional hospital. Hwang H, Marsh I, Doyle J. Can J Surg. 2014;57:162–8.
  9. Tokyo Guidelines 2018: Diagnostic Criteria and Severity Grading of Acute Cholecystitis (With Videos). Yokoe M, Hata J, Takada T, Strasberg SM, Asbun HJ, Wakabayashi G, Kozaka K, Endo I, Deziel DJ, Miura F, Okamoto K, Hwang TL, Huang WS, Ker CG, Chen MF, Han HS, Yoon YS, Choi IS, Yoon DS, Noguchi Y, Shikata S, Ukai T, Higuchi R, Gabata T, Mori Y, Iwashita. J Hepatobiliary Pancreat Sci. 2018 Jan;25(1):41-54. doi: 10.1002/jhbp.515. Epub 2018 Jan 9. 
  10. Epidemiology of Gallbladder Disease: Cholelithiasis and Cancer. Stinton LM, Shaffer E. A. Gut Liver. 2012 Apr; 6(2): 172–187. doi: 10.5009/gnl.2012.6.2.172.

Compartir el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Correo
Tipos de publicaciones